Institucional



No Institucional



Orientaciones Educativas



Plan Educativo


Inicio »

Educación de la Primera Infancia



parrilla

En nuestro país la atención educativa a la Primera Infancia, comprendida desde el nacimiento hasta los 6 años, constituye una prioridad a partir del triunfo de la Revolución, muestra de ello es que a la etapa tan temprana como el año 1961 se crean los primeros círculos infantiles, en respuesta a la necesaria incorporación de la mujer al trabajo y la precaria situación de las instituciones infantiles que existían hasta el momento.

El país solo contaba con creches y asilos para niños en situación de desventaja social, la Casa de Beneficencia, en la que se depositaban hijos de madres solteras, huérfanos y abandonados, estos centros a pesar de tener un enfoque asistencial, carecían de condiciones para el desarrollo sano, físico y mental de los niños y los Kindergarten y pre- primario, eran los únicos que poseían un Programa Educativo.

Estas instituciones tradicionalmente a cargo del Estado, fueron inmediatamente atendidas; se colocó al frente de ellas a un personal que además de calificado para el cargo, fuera revolucionario, las medidas no podían ser meramente educacionales sino que hubo que tomarse acuerdos para mejorar la alimentación, reforzar la atención médica y trasladar en muchas ocasiones a los niños internos a lugares apropiados e higiénicos.

La idea perfilada por Fidel, de crear instituciones infantiles de nuevo tipo para el cuidado y atención de los hijos/as de las madres trabajadoras, se le asignó a Vilma Espín, heroína de la Sierra y El Llano, ejemplo de mujer, madre, esposa, amiga, trabajadora y revolucionaria incansable, en el acto constitutivo de la Federación de Mujeres Cubana, el 23 de agosto de 1960.

La tarea no podía ser más hermosa, a ella se entregaron llenas de entusiasmo miles de compañeras, mediante diversas iniciativas con el fin de recaudar fondos para la construcción de los círculos infantiles. Se efectuaron tómbolas, venta de objetos artesanales creados por ellas, venta de café con el lema “Toma tu tacita de café y da dos centavos para los círculos infantiles”. Pero el ejemplo más conmovedor es el de la compañera Fe del Valle, trabajadora de la Tienda El Encanto, quien al ocurrir el tristemente recordado acto terrorista, perdió su valiosa vida al tratar de buscar lo recaudado por ella y sus compañeras para construir el círculo infantil del comercio que lleva su nombre en su honor.

Aparejada a la construcción de los círculos infantiles se realizó la capacitación del personal que trabajaría en ellos, actividad intensa y de gran responsabilidad, pues se trataba de preparar a las compañeras que tendrían en sus manos la educación, en el amplio sentido de la palabra, de los niños para cumplir el principio martiano de que la educación empieza con la vida.

Estas instituciones infantiles siempre han tenido un enfoque educativo dirigido a lograr en los infantes su desarrollo armónico, prevenir enfermedades, trasladar a la vida familiar las costumbres y hábitos higiénicos educativos de la institución, así como ayudar a los padres a conocer y educar a sus hijos.

Con el proceso de reorganización del sistema educativo se logró la universalización de la atención de los niños de 5 a 6 años, los que hasta el año 1992 fueron atendidos por la Educación Primaria. En este año se generalizó una investigación realizada en zonas de montaña y de difícil acceso, donde se pondera la preparación de la familia para que desde las condiciones del hogar puedan estimular el desarrollo de sus niños de 0 a 6 años, denominado Programa Educa a tu Hijo.

La prioridad brindada por el Estado al desarrollo de estas modalidades de atención hace posible que en nuestro país, todos los niños desde el nacimiento hasta los 6 años tengan una respuesta educativa.