Ingreso



Planes de Estudio



Formación Laboral



Encuentros de Estudiantes


Inicio »

Formación del Personal Pedagógico



Antecedentes de la formación de docentes en Cuba


Con el triunfo de la Revolución el 1ro, de enero de 1959, se inicia una nueva etapa en la historia de la educación cubana. El establecimiento de la propiedad social sobre los medios de producción, la igualdad de derechos entre los hombres y el gobierno del pueblo, demandaron un sistema de educación diferente que materializara por primera vez en la historia una educación popular para todos.

El 23 de diciembre de 1959 se aprobó el Decreto-ley 680 para la reforma integral a la enseñanza y autorizaba la creación de 10 mil aulas, fundamentalmente en las zonas rurales, por lo que fue necesario duplicar el número de maestros. En el propio 1959 se hizo un llamado a los estudiantes de las enseñanzas secundaria básica y preuniversitaria para ir a los lugares apartados a dar clases; así nacieron los Maestros Voluntarios.

En 1960 se organizó la Campaña de Alfabetización, después muchos de los alfabetizadores, al concluir la campaña, se mantuvieron como maestros en la enseñanza.

Luego en 1962, con la clausura de las Escuelas Normales, se crean las Escuelas para Maestros Primarios con el plan conocido como Minas-Topes-Tarará, el plan de estudio era de cinco años (uno en Minas del Frío, dos en Tope de Collantes y dos en el Instituto Pedagógico Makarenko de Tarará), los profesores eran prestigiosos maestros, generalmente egresados de las Escuelas Normales.

parrilla

Los Institutos Pedagógicos se crean en el año 1964, los primeros fueron el Frank País anexo a la Universidad de Oriente, el Félix Varela anexo a la Universidad Central de Las Villas y el Enrique José Varona anexo a la Universidad de La Habana. Posteriormente se crearon los de Camagüey y Matanzas.

Al inicio de la década del 70 se crean en las provincias las escuelas de formación de maestros Primarios y las escuelas de educadoras de Círculos Infantiles, se ingresaba con sexto grado hasta el año 1976 en que se exigió ingresar con noveno grado, el plan se redujo a cuatro años y se les cambió el nombre por el de escuelas pedagógicas. Estos centros funcionaron hasta inicios de la década del 90, en que después de haberse comenzado la Licenciatura en Educación primaria en el curso diurno de las universidades desde 1988 se decidió que el nivel de ingreso a la formación de maestros fuera únicamente con duodécimo grado concluido.

Como consecuencia de la crisis económica que se recrudeció en la última década del siglo XX y en la primera del XXI, la profesión de docentes se vio afectada y esa generación atravesó diversos cambios y ajustes para poder dar respuesta a las necesidades de las escuelas por déficit del personal. Hubo que recurrir, desde el curso 2000-2001 a variantes emergentes de preparación, primero de Maestros Primarios y posteriormente, de profesores de Secundaria Básica, con diferentes niveles de ingreso y modelos de formación, en estos se incluía una preparación intensiva de un año y la incorporación a trabajar desde el curso siguiente, a la vez que continuaban los estudios de la profesión, mediante encuentros presenciales.

Con el cierre del plan de estudio de formación emergente de maestros primarios en el 2009, en el curso 2010-2011 se reabrieron las escuelas pedagógicas para la formación de maestros primarios, educadores de preescolar y maestros de la Educación Especial (en el curso 2013-2014 se incorporó la especialidad de maestros de inglés de Primaria.